9 de enero de 2013

"Donde viven los monstruos", los niños preescolares crean y aprenden


Cecilia Charles Buenrostro*
                                            
La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón.
Howard G. Hendricks

Ilustración de Maurice Sendak
“La noche en que Max se puso su traje de lobo y comenzó a hacer una faena, de una clase y de otra, su mamá le dijo: eres un monstruo. Y él le contestó: te voy a comer.”

Así inicia el cuento más conocido de Maurice Sendak, un cuento que fascina, no solo a pequeños sino también a adultos, por sus personajes fantásticos e irreverentes y porque cuando Max regresó a su casa, ni el tiempo ni él eran los mismos.

De tal modo que esta historia, plasmada en libro y llevada a la pantalla grande, se pensó como herramienta útil para el diseño de una situación de aprendizaje, en el Jardín de Niños “Adriana González de Hernández”, Zona 91, Sector 5, de  la Ciudad de Reynosa, Tamaulipas.  Allí, 25 niños y niñas que cursaban el segundo grado de educación preescolar, desarrollaron su expresión y creatividad.

Otro elemento importante para el desarrollo de la situación de aprendizaje fue el Manual de cine y ética para el Siglo XXI (Ramírez, 2009) ya que de una manera sencilla y clara, muestra cómo diseñar una estrategia didáctica para rescatar valores, al tomar como referencia alguna película.  

En lo que respecta al cine como juego creador, se puede mencionar que: ¨Si queremos saber lo que es el cine como fenómeno cultural, pedagógico y sociológico, debemos comprender a fondo –es decir, por dentro, en su génesis misma- su carácter lúdico. El cine es un juego, entendido no sólo en sentido de diversión, sino –al modo de la mejor filosofía actual- como una actividad creativa, comprometida, eminentemente fecunda y seria¨ (Ramírez, 2009:17).

La estrategia inició leyendo el cuento Donde viven los monstruos durante una semana, después del recreo se leía completo, lo que despertó el interés de los niños,  ya que la narración es diferente a los cuentos tradicionales que se relatan comúnmente.

En los cuentos tradicionales abundan lobos, princesas y brujas, en cambio, en este cuento los personajes son monstruos y un niño que hace travesuras por lo que los pequeños se identifican con el protagonista de la historia.

Para el cuarto día de narración, la mayoría de los niños y las niñas relataban el cuento tal como estaba escrito, aunque en ocasiones cambiaban algunas palabras.

La siguiente actividad consistió en hacerles preguntas sobre los monstruos: ¿Cómo son? ¿Qué hacen? ¿De qué manera se comunican?


Y la indicación fue que los alumnos expresaran sus ideas en un dibujo. Se les proporcionaron diversos materiales gráfico-plásticos para realizarlo. Cuando terminaron el dibujo, explicaron de manera oral en qué consistían.

Las concepciones que tienen los niños y las niñas sobre los monstruos son sorprendentes: les atribuyen poderes, como crear remolinos que repelen cualquier objeto; olores a frutas; comportamientos, como decir que pintan paredes de colores; e incluso estados de ánimo, como por ejemplo, caracterizar a algunos monstruos por ser alegres o traviesos.


Gardner menciona que:

¨En el caso específico de la creatividad infantil, se ha observado que los niños sobresalen en aspectos fundamentales como el ser extremadamente sensibles a los estímulos, su falta de inhibición para expresar y su capacidad para abstraerse en una actividad creadora. También destacan por su gran capacidad para imaginar y crear continuamente nuevos conceptos que por lo común se alejan del mundo real¨ (citado por Corte, 2010:14).


Como actividad posterior, se proyectó la película Donde viven los monstruos dirigida por Spike Jonze (Where de wild things are. EEUU/Australia/Alemania, 2009). Al término de la misma se  realizaron algunos cuestionamientos a los niños sobre sus emociones, y las respuestas fueron escritas en un cuadro sinóptico con la foto de cada uno.


Hablar de sus emociones lleva a los alumnos de preescolar a una reflexión e interiorización de su propio yo, y por tanto, a la posibilidad de sensibilizarse e identificar soluciones a ciertos problemas afectivos; por ejemplo, algunos de sus comentarios fueron:

Diego: “Mi mamá se enoja cuando hago travesuras, pero ya me voy a portar bien.”
Andrés: “Mi mamá y mi papá se pelean y mi mamá llora.”
Fernanda: “Siento ganas de llorar cuando me peleo con mi hermana por los juguetes.”
María: “Yo le ayudo a mi mamá a limpiar la casa y se pone contenta.”
Carlos: “Yo siempre me porto bien.”

A través del trabajo colaborativo, posteriormente, los niños elaboraron maquetas con diversos materiales, diseñando el lugar ideal para que vivieran los monstruos. Algunos eran un tanto lúgubres, en contraste, otros eran bosques, con muchos árboles para que los monstruos se columpiaran. José sugirió que debería tener un volcán. Lo importante era agregar elementos que no mencionaba el cuento, construyendo el ambiente a su gusto. ¨Como podemos observar, la creatividad no es un evento único que se logra de manera aislada e instantánea. Requiere que tengamos un cúmulo de información y habilidades relacionadas con la situación que se enfrenta, así como la motivación para jugar con los elementos de una manera diferente¨ (Corte, 2010:15).

Como cierre de la actividad, se dramatizó la historia a los padres de familia. Presentarse en un escenario brinda, a los preescolares, seguridad y una serie de sensaciones que difícilmente se logra con otras estrategias pedagógicas. Ellos también elaboraron la utilería con elementos disponibles en el aula, se distinguieron apoyándose unos a otros, compartiendo las pinturas y disfraces en el espacio de dramatización. Al respecto, el Programa de Educación Preescolar 2011 dice: ¨En el juego dramático los niños y las niñas integran su pensamiento con las emociones. Usando como herramientas el lenguaje oral, gestual o corporal, son capaces de acordar y asumir roles, imaginar escenarios, crear y caracterizar personajes que pueden o no corresponder a las características que tienen en la vida real o en un cuento¨ (SEP, 2011:80).

Es importante mencionar que la obra solamente se ensayó una  vez, sobre todo por la ubicación espacial. Los movimientos los propusieron los mismos alumnos, como María que al coronar al rey hizo una reverencia. La intervención docente en la presentación consistió en motivarlos a dar lo mejor de sí y a no tener miedo al público, ya que la secuencia de la historia y los diálogos eran del conocimiento de todos, porque en el momento en que era leído el cuento, disfrutaban escuchándolo y sin dificultades lo relataban posteriormente.

A fin de cuentas, cuando los niños y las niñas se comprometen con su proceso pedagógico, cuando se interesan por colaborar conjuntamente en un proyecto, cuando se sienten felices compartiendo en la escuela, habrá  aprendizajes que trascenderán el ámbito de lo escolar.

Bibliografía
Corte, M. (2010), Inteligencia creadora: arte y creatividad en la educación. México, D.F; Trillas.

Ramírez, R. (2009), Manual de cine y ética para el siglo XXI. México, D.F; Universidad Anáhuac México Norte, UPN 095, Universidad de la Sustentabilidad, Cineteca Nacional.

Secretaría de Educación Pública. (2011), Programa de Educación Preescolar. México, D.F.


Estrategia didáctica
Campos formativos
Desarrollo personal y social.
Expresión y apreciación artísticas.


Contextualización
Escuela: Jardín de Niños Adriana González de Hernández, clave 28DJN1023D. Ciudad Reynosa, Tamaulipas.
Grupo: 2ºB
Sujetos: 15 niños y 10 niñas de cuatro años de edad, padres y madres de familia (que laboran como obreros de maquiladora, en su mayoría).

Película
 Donde viven los monstruos (Where the wild things are)

Ficha técnica
País: Estados Unidos/Australia/Alemania.
Duración: 101 minutos.
Dirección:Spike Jonze.
Guión: Spike Jonze y Dave Eggers, adaptación del libro de Maurice Sendak
Fotografía: Lance Acord.
Música: Carter Burwell.
Reparto: Max Records, Pepita Emerich, Catherine Keener, Steve Mouzakis, Mark Buffalo.

El relato
Uno de los cuentos infantiles más atractivo de nuestro tiempo: Where The Wild Things Are, publicado en 1963, del autor Maurice Sendak es llevado a la pantalla grande.  La película narra la historia de Max, un niño rebelde, obstinado y sensible que se siente incomprendido en su hogar y después de una discusión con su madre se escapa en un barco de papel hacia donde viven los monstruos. Max desembarca en una isla donde conoce a criaturas bizarras y misteriosas cuyas emociones son tan disparatadas como sus comportamientos impredecibles.
Los monstruos ansían desesperadamente tener un líder que los guíe, así como Max ansía un reino al que gobernar y donde nadie le diga lo que tiene que hacer. Cuando Max es coronado rey, promete crear un lugar en donde todos sus habitantes sean felices. Todo parece ideal para Max cuando se da cuenta que extraña a su madre y a su familia. En esta fantástica travesía Max adquirirá valores que lo ayudaran a tener una estabilidad afectiva y emocional.
Max pronto descubre que gobernar un reino no es tan sencillo y que sus relaciones ahí resultan ser más complejas de lo que se había imaginado en un principio.

Actividades preliminares
1.-Realiza un dibujo con el material de preferencia, sobre la forma en que imaginas que son los monstruos y el lugar donde viven.
2.-Menciona que situaciones te hacen sentir enojo o tristeza y cómo manifiestas esos sentimientos.
3.- Manifiesta de manera escrita o mediante dibujos lo que piensas acerca de la amistad y menciona a tus mejores amigos.

Actividad central
Se integra por la descripción de la escena y una serie de preguntas que contestarán de manera oral los niños y las niñas para una reflexión.
- Cuando Max discute con su mamá en casa.    
1.  ¿Crees que es correcta la actitud de Max hacia su madre?
2. ¿Por qué piensas que estaba Max tan enojado con su mamá?
3.  ¿Por qué la mamá de Max lo mandó a la cama sin cenar?
- Max en el barco en medio del mar.
1. ¿Qué crees que pensaba Max mientras viajaba en el barco?
-Carol dibuja en un árbol un corazón con la inicial de Max en el centro y lo abraza.
1. ¿Qué demostró Carol con esta acción?
2.  ¿Qué son los sentimientos?
- En la ciudad, Max se encuentra afectuosamente con su madre.
1. ¿Qué sintió su mamá cuando Max regresó a casa?
2. ¿Cómo demuestran los papás y las mamás el amor a sus hijos?
3. ¿Cómo te imaginas que será el comportamiento de Max, después de su aventura?
4. ¿Si fueras Max que le dirías a mamá al regresar?

Otras experiencias didácticas
1.- Elabora una maqueta de la isla donde viven los monstruos y diseña las cosas que te gustaría que existieran en ella.
2.- Conversa con tus compañeros acerca de la manera en que te afectas a ti mismo y a las demás personas que te quieren cuando estas enojado.
3.- Representar la historia de Max a los padres y madres de familia.
Otras recomendaciones cinematográficas
·        Matilda. (Danny de Vito, Estados Unidos, 1996)
·        La Historia Interminable. (Wolfgang Petersen, Alemania Occidental-Estados Unidos, 1984)

*Docente de preescolar. Egresada de la Maestría en Innovacción Educativa de la Universidad Pedagógica Nacional UPN285, Reynosa, Tamaulipas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada